fbpx
La oruga de la procesionaria es un peligro para los perros

La procesionaria: un riesgo para tu perro

La primavera ya está aquí, y no viene sola. Trae consigo el buen tiempo, las ganas de salir y… uno de los mayores peligros para nuestros perros: la procesionaria. En Naturcanin somos conscientes de este peligro. Por eso te traemos este artículo. Te vamos a explicar todo lo que debes saber sobre este insecto y los riesgos que supone para tu perro.

¡No te muevas que empezamos!

 

¿Qué es la procesionaria?

La procesionaria es un tipo de oruga, y está considerada como una plaga que habita en los pinos mediterráneos.

Su nombre común se debe a la forma tan característica de pasar de los árboles al suelo en su fase migratoria: formando una fila de orugas.

Realmente, se trata de una especie de lepidóptero, es decir, una mariposa, que tiene apariencia de polilla. De hecho, se trata de una mariposa nocturna.

¿Por qué es tan peligrosa la procesionaria?

 

Debemos recordar que esta oruga es peligrosa para perros y humanos. ¿Por qué? Fácil. Las orugas procesionarias están cubiertas de unos pelitos urticantes blanquecinos, unos 600.000 para ser exactos, que provocan reacciones alérgicas muy peligrosas.

Estos pelos tienen contienen una toxina llamada Thaumatopina, que es la responsable de la irritación. Cuando la oruga se siente atacada, dispara estos pelos. Pero esto no termina aquí. Tras haber sido disparados, la toxina puede mantener su efecto durante un año aproximadamente.

Si las púas entran en contacto con las mucosas o con la lengua, pueden provocar reacciones alérgicas tan graves que terminen en la muerte del animal.

 

¿Cuándo es más peligrosa?

 

El contacto con la procesionaria es más peligroso durante sus periodos de migración. Esto se debe a que es cuando salen de su nido en las copas de los pinos y bajan al suelo para formar la crisálida bajo tierra.

Estos periodos de migración se dan en 2 épocas:

También hay un periodo de alto riesgo cuando los nidos se manipulan para ser retirados, que suele ser en invierno.

¿Cuáles son los síntomas de la oruga procesionaria en perros?

 

Si hemos detectado la presencia de la oruga procesionaria en nuestro entorno, debemos observar una serie de señales y síntomas, para actuar rápidamente y evitar peligros mayores.

Vamos a ver las señales más frecuentes:

      • El perro va a estar más nervioso de lo habitual, y se intentará rascar desesperadamente, agitando la cabeza o restregándose contra el suelo o la pared.
      • Jadean y tiemblan de dolor
      • Se le hinchan los labios, la boca y la lengua
      • Si la oruga ha entrado en contacto con las mucosas de dentro de la boca, van a producir más saliva y tragarán demasiado rápido
      • Por la inflamación no podrán cerrar la boca y tendrán dificultad para respirar

 

Las toxinas pueden hacer heridas que se pueden necrosar, es decir, se pueden pudrir por la muerte de las células que forman el tejido. Esto puede hacer que el animal pierda parte de la lengua o de los labios.

Si el perro ingiere una oruga, las consecuencias pueden ser mucho peores, ya que provocan inflamación de la laringe, bloqueando las vías respiratorias y causando asfixia o incluso la muerte.

Por otra parte, cuando los pelos urticantes entran en contacto con los ojos, suelen producir inflamación de los párpados y úlceras en las córneas.

¿Qué hago si mi perro entra en contacto con la oruga procesionaria?

 

Si observas alguno de los síntomas que explicamos en el apartado anterior es de vital importancia acudir al veterinario cuanto antes, y seguir unos pasos que te explicamos a continuación:

      1. Lo más importante es retirar los pelos urticantes. Para ello, protégete con guantes y mascarilla, y lava las zonas afectadas con agua caliente. Para asegurarnos de que no quedan restos en el pelaje, lo mejor es meter al perro en la ducha y rociarlo por completo con agua caliente.
      2. Evita que el perro se lama las patas y el pelaje, y que no se rasque, porque eso aumenta el picor y puede hacerse heridas
      3. Corre al veterinario, porque lo más seguro es que necesite un tratamiento médico para evitar reacciones graves o letales.

Prevención del contacto con la oruga procesionaria

 

Para prevenir el contacto debemos pensar en las zonas en las que paseamos a nuestros perros, e identificar aquellas que tengan pinos. Deberemos evitar esas zonas y sus alrededores en las épocas de mayor riesgo.

Si localizas nidos en los pinos de tu ciudad, contacta con tu ayuntamiento para que los retiren y evitar focos de esta plaga.

Además, procura mantener a tu perro correctamente desparasitado y lleva su calendario de vacunación al día para protegerlo aún más.

La oruga procesionaria constituye un gran peligro para nuestros perros y para nosotros, así que ten en cuenta esta información y presta atención a tu perro, ahora más que nunca. Así no tendréis ningún problema y podéis seguir disfrutando de sus paseos juntos.

En Naturcanin nos preocupamos por la salud de los perros

 

Nuestro objetivo principal es conseguir una salud óptima de perros y gatos, por eso somos expertos en la dieta BARF. Pero, además, queremos ofrecerte toda la información necesaria para cuidar de tus mascotas. Nos preocupamos nosotros para que tu no tengas que hacerlo.

Así que no te pierdas todo lo que está por venir en el blog de Naturcanin. Se vienen cositas chulas, ¿te las vas a perder?

¿Te ha gustado este artículo? Compártelo con tus amigos

No Comments

Post A Comment

¿Necesitas ayuda?
Carrito
  • No hay productos en el carrito.